7 may. 2012

El Lissitzky: construyendo el arte



Autoretrato "El Constructor" - 1924


El Lissitzky fue uno de los mayores exponentes del constructivismo, escuela artística soviética heredera de movimientos artístico anteriores como el cubismo, el futurismo, sobre todo del suprematismo de Malevitch. Mientras que este último tenía una vocación puramente artística, huyendo de la figuración y reduciendo cualquier expresión a las formas geométricas y colores más básicos, el constructivismo pretendía combinar esas formas con (y al servicio de) el mundo cambiante de la Rusia Revolucionaria.



Fotomontaje de "Wolkenbügel" en la plaza Nikitskii - 1925


Portada de "Union der Sozialistischen Sowjet-Republiken: Katalog des Sowjet-Pavillons auf der Internationalen Presse-Ausstellung, Köln" - 1928


Estéticamente el constructivismo abunda en las composiciones geométricas, el uso de diagonales que buscan añadir cierto dinamismo y el uso generalmente de colores básicos, sobre todo el rojo, negro, blanco y amarillo. En su etapa como embajador cultural en la República de Weimar influenció a las escuelas Bauhaus y De Stilj.


Portada de "Die Kunstismen" - 1925


Portada de "Russland: Die Rekonstruktion der Architektur in der  Sowjetunion" - 1930


Según Lissitzky, el arte debía, no solo embellecer la vida sino también organizarla. Sus obras y aportaciones más importantes tienen un componente práctico y no solo estético, como sus colaboraciones con la revista Merz, sus anuncios para la marca de tinta Pelikan o su más famoso cartel "Golpead a los blancos con la cuña roja", de clara inspiración suprematista pero al servicio de la revolución, y por tanto de la "construcción" nacional.


Portada del nº8 de la revista "Merz " - 1924


Anuncio para la marca de tinta "Pelikan" - 1925


Cartel "Golpead a los Blancos con la Cuña Roja" - 1919



Fotos: The Getty

No hay comentarios:

Publicar un comentario